Refrigeradores para Vacunas: ¿Cómo funcionan?

Refrigeradores para Vacunas: ¿Cómo funcionan?

refrigeradores para vacunas

Las vacunas son aquellas preparaciones destinadas a brindar inmunidad contra una enfermedad; mediante la generación de anticuerpos, protegen el sistema inmunológico para contrarrestar el daño de algún agente externo. Pero, así como la aplicación de vacunas es importante, su almacenamiento también lo es, por lo que los refrigeradores para vacunas son un elemento importante para su conservación.

¿Qué es un refrigerador para vacunas?

Un refrigerador para vacunas es un dispositivo fabricado para su uso en la industria farmacéutica que tiene como finalidad almacenar y conservar ciertas cantidades de jeringas y sueros dependiendo su tamaño, y no deben ser utilizadas para almacenar productos diferentes a estos como alimentos, bebidas, entre otros. De esta forma, se evita la contaminación del contenedor y los productos que se alojan en él.

Es entonces fundamental en cuanto a su uso, sobre todo en tiempos actuales donde estamos inmersos en una coyuntura de emergencia sanitaria por el virus de la Covid-19. Por lo tanto, trabajan bajo cierto límite de temperaturas que oscilan entre 0 y -20 grados centígrados. Para evitar la descomposición o alteración por calor tanto de las vacunas como sus componentes siguientes: etiquetado, embalaje interior y envase exterior. La climatología en sí no presenta limitación directa debido al uso intensivo e intenso.

En este proceso, el aire frío pasa a través del evaporador y sale por la parte posterior de la parrilla superior, por lo que en horas de la mañana la temperatura puede bajar de 0° C. Por esta razón, la parrilla superior solo es apta para almacenar vacunas en caso de que accidentalmente se congelen y no hayan sufrido deterioro; pero para prevenir el congelamiento de vacunas sensibles, el ajuste del termostato puede variar dependiendo de la vacuna.

Almacenamiento en un refrigerador de vacunas

El uso de los refrigeradores para vacunas es una práctica habitual en el almacenamiento de vacunas, por lo que su uso adecuado ayuda a garantizar que la vacuna continúe siendo eficaz y segura para su administración. La cadena de frío es vital en el mantenimiento de estos medicamentos, pues si estas no se mantienen a las temperaturas correctas pierden su efectividad. Aunque el almacenamiento de vacunas varía de acuerdo a su composición, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) recomienda que las vacunas biológicas no deben almacenarse en estos dispositivos por más de un mes y que no deben ser colocados en la puerta de los mismos.

De igual modo, el resto de vacunas y diluyentes deben organizarse en filas separadas por unos 3 cm para posibilitar la circulación uniforme de aire frío. La fuente de energía debe ser constante y permanente, ubicadas a la sombra y lejos de cualquier fuente de calor; la temperatura tiene que monitorearse dos veces al día, al comienzo y al final de la jornada, para evitar el congelamiento de vacunas.

La heladera debe estar instalada correctamente, alejada de fuentes de calor y a una distancia de 15 a 20 cm de la pared. Así mismo, la adecuada circulación de aire alrededor del exterior del refrigerante es importante. Estos deben ser colocados en una habitación que sea ventilada, dejando espacio entre el techo y cualquier pared; debe estar nivelada con el suelo y no tambalearse. El personal encargado también tiene que asegurarse que la puerta se pueda abrir y cerrar con suavidad sin ser obstaculizada.

La importancia de la limpieza

Así como es importante hacer un correcto uso de estos dispositivos, la limpieza de los refrigeradores para vacunas también es vitales para su correcto funcionamiento. Además, si se almacena botellas de agua, el volumen total de estas no debe ser puesto de una sola vez en el refrigerador, ya que esto causará un rápido aumento de la temperatura que puede tardar horas en volver a ser adecuada. Del mismo modo, se debe tomar en cuenta lo siguiente:

  • Se debe revisar los sellos y bisagras de las puertas.
  • Debe ser descongelado cada vez que el hielo en el congelador llega a los 5 mm.
  • Las bobinas y otros componentes deben ser limpiados según las instrucciones del fabricante.
  • El interior de la unidad debe ser desinfectado para evitar el crecimiento de bacterias y hongos.
  • Se debe revisar cualquier generador de respaldo y hacer una revisión anual de la misma.

¿Qué tipos existen en el mercado?

Debido a la coyuntura actual por la pandemia del COVID-19, los refrigerantes para vacunas se han convertido en un bien necesario en los centros de salud a nivel mundial, ya que son óptimos para almacenar y procurar la correcta conservación de la vacuna contra el Sars-Cov-19. En la mayoría de los frigoríficos para vacunas, hay un elemento de enfriamiento de las vacunas que las hace descender por debajo de los 0° grados centígrados y pueden ser de diferentes formas:

  • Refrigerador de vacunas con bolsas de hielo.  Un refrigerador de vacunas con bolsas de hielo es un frigorífico eléctrico para vacunas. Se encarga de conservar las vacunas con la ayuda de paquetes de hielo en el interior de los frigoríficos que las puedan mantener.
  • Sistema de refrigeración de vacunas por compresor.  Las vacunas que se almacenan en este tipo de frigoríficos se enfrían por sí mismas hasta unos -2º C. Comprenden un sistema de refrigeración que mediante la compresión hace circular el refrigerante por todo el sistema.
  • Frigorífico de vacunas ultravioleta (UV). Utilizan la luz ultravioleta tipo C para eliminar los virus, bacterias, hongos y parásitos que pueden contaminar la vacuna o hacer que se estropee, volviéndola ineficaz.
  • Refrigeradores por aire. Mediante un ventilador, mueve el aire a través de un evaporador que absorbe el calor del refrigerador. Los frigoríficos de vacunas refrigerados por aire poseen una estructura de flujo de aire vertical con un lado vertical, con un lado abierto para permitir la entrada de aire fresco a través de los conductos de ventilación de la pared y el suelo.

¿Quieres adquirir refrigeradores para vacunas?

Si necesitas adquirir los mejores refrigeradores para vacunas, comunícate con nosotros dando  Clic aquí o llamando al (01) 555 51243. También puedes dejarnos un mensaje a nuestro correo ventas@biosoporteperu.com . Nos encontramos en la calle Jr. Domingo de la Presa 373, Surco.  Lima – Perú.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are makes.